Armonía 3º

Armonía 4º

Análisis 5º

Análisis 6º

Fundamentos de Composición

Home » Análisis 6º, Compositores siglo XX y siglo XXI, Fundamentos de Composición

Henryk Górecki. Symphony of Sorrowful Songs

Submitted by on 21 marzo, 2012 – 02:03No Comment

Henryk Mikołaj Górecki (1933- 2010), compositor polaco.

Symphony of Sorrowful Songs

Transparencia musical como vehículo de comunicación.

Sinfonía n.º 3, Op. 36, conocida como “Sinfonía de las canciones dolientes”, “Sinfonía de las canciones tristes” o “Sinfonía de las lamentaciones”.

Obra escrita entre octubre y diciembre de 1976 en Katowice, Polonia. Estrenada en abril del año siguiente por la Orquesta de la Radio del Suroeste de Alemania, bajo la batuta de Ernest Bour en el Royan Festival. 

La tercera sinfonía para soprano, orquesta de cuerda y piano, (1976) utilizando textos religiosos y populares, se caracteriza por su modalidad, texturas muy abiertas y armonías simples, en un estilo neo-modal que emplea técnicas de la música medieval. Carece de disonancias, y no requiere de ningún virtuosismo técnico.

Escrita para una soprano, cuatro flautas -dos flautines-, cuatro clarinetes, dos fagotes, dos contrafagotes, cuatro trompas, cuatro trombones, arpa, piano e instrumentos de cuerda.

Duración:  alrededor de cincuenta minutos.

Una obra melancólica y triste. Una música con alma, para recordar que ante todo debemos priorizar el respeto al ser humano.

Sinfonía en tres movimientos en tono de elegía. El compositor estructura la obra como tres lamentos independientes.

Basada en un texto polaco distinto en cada uno de los tres movimientos.

El tema central de la sinfonía es el de la maternidad y la separación de los seres queridos a causa de la guerra.

1º  Movimiento: Lento – Sostenuto tranquillo ma cantabile

Duración aproximada de veintisiete minutos.

El primer movimiento se basa en el lamento atribuido a la Virgen María escrito en el siglo XV, recogido en la colección de canciones de Łysa Góra, que se encuentra en la Sierra de la Santa Cruz.

“Synku miły i wybrany.

Rozdziel z matką swoje rany;

A wszakom cię, synku miły,

w swem sercu nosiła.

A takież tobie wiernie służyła.

Przemów z matce, bych się ucieszyła,

Bo już idziesz ode mnie, moja nadzieja miła”.

……………………….

“Mi querido hijo, mi predilecto,

comparte las heridas con tu madre.

Ya que he sido yo, querido hijo,

quien te ha llevado en el corazón,

y quien tan fielmente te ha servido.

Háblale a tu madre para hacerla feliz,

pues ya me abandonas, dulce esperanza mía”.

[Lamento medieval (swiętokrzyski) de la colección de Canciones de Łysa Góra (segunda mitad del siglo XV)]

El texto contiene un pasaje en el que la Virgen María habla con Jesús en el momento de la crucifixión: “Oh, hijo mío, el Amado y Elegido, comparte tus heridas con tu madre…” (“Synku miły i wybrany, Rozdziel z matką swoje rany…”).

Górecki afirma que “este texto era popular, anónimo”. 

El primer movimiento está formado por tres secciones.

Comienza con un canon, utilizando una melodía de veinticuatro compases en el modo eólico de mi.

Empieza con los contrabajos, a los que se agrega un nuevo instrumento cada veinticinco compases, una quinta por encima del anterior. Cuando el canon alcanza sus diez repeticiones, comienza a descender hasta reducirse a un único tono.

La soprano entra en la segunda sección y su canto culmina con el clímax en la última palabra, momento en el que se le une la orquesta repitiendo el clímax del canon inicial.

La tercera sección del movimiento es una larga conclusión que también desciende hasta un único tono.

2º  Movimiento: Lento e largo – Tranquillissimo

Nueve minutos de duración.

Escrito para soprano, clarinetes, trompas, piano y cuerdas.

Libreto a partir de la oración a la Virgen María, escrita por Blazusiakówna en la pared de su celda.

“Mamo, nie płacz, nie.

Niebios Przeczysta Królowo.

Ty zawsze wspieraj mnie.

Zdrowaś Maryjo, łaski pełna”.

……………………….

“Mamá, no llores, no.

Inmaculada Reina de los Cielos,

apóyame siempre.

Ave María, llena eres de gracia”

akopane, "Palace", celda n.º 3, pared n.º 3, Helena Wanda Błażusiakówna de 18 años, encarcelada desde el 25 de septiembre de 1944.23]

Inscripción garabateada en la pared de una prisión de la Gestapo en Zakopane. Las palabras pertenecían a la adolescente de dieciocho años Helena Wanda Błażusiakówna, encarcelada el 25 de septiembre de 1944.

El compositor lo recuerda así: “Admito que siempre me han irritado las grandes palabras, los gritos de venganza. Quizás si me viera frente a frente con la muerte yo también gritase así; pero esta frase que encontré era diferente, casi una disculpa o una explicación por haberse metido en este lío; busca consuelo con palabras sencillas, pero significativas”.

… “en la prisión, toda la pared estaba cubierta de inscripciones que clamaban: ‘Soy inocente’, ‘Asesinos’, ‘Ejecutores’, ‘Liberadme’, ‘Salvadme’, etc. Todo era chillón y banal. Los adultos escribían este tipo de mensajes, pero he aquí una chica de dieciocho años, casi una niña. Ella es diferente. No desespera, no llora, no exige venganza. No piensa en sí misma, en si merece o no este destino. En cambio, piensa en su madre, que es quien experimenta la verdadera desesperación. Esta inscripción es algo extraordinario. Y realmente me fascinó”.

Sobre el segundo movimiento de la sinfonía, el propio compositor comenta, “quería que el segundo movimiento tuviera un carácter montañoso, no en el sentido del folclore puro, pero sí que recogiera el clima de Podhale… Quería que el monólogo de la muchacha pareciera como canturreado… por una parte casi irreal, pero por otro dominando a la orquesta”.

El movimiento  comienza con una pedal en quintas, lami, y un fragmento melódico, misol♯–fa♯, que alterna con el acorde si♭–re♭.

Cuando la soprano comienza a cantar, sus palabras son acompañadas por la orquesta, hasta alcanzar el clímax en la♭.

El movimiento concluye con un acorde de las cuerdas que dura más de dos minutos sin diminuendo. Las dos últimas palabras del movimiento son las dos primeras líneas del “Ave María” polaco, cantadas por la soprano dos veces en el mismo tono.

3º  Movimiento: Lento – Cantabile semplice

Movimiento basado en una canción folclórica que trata de una madre que busca a su hijo, asesinado durante la insurrección silesia de 1919.

La melodía titulada “A dónde se ha ido mi querido hijo” (“Kajze mi sie podzioł mój synocek miły”), describe el dolor de una madre por su hijo, caído durante la guerra.

Górecki afirma “para mí, es un texto poético maravilloso. No sé si un poeta profesional podría crear tanta fuerza poética con palabras tan simples y tersas. No hay pena, desesperación o resignación, ni gesticulaciones exageradas: sólo hay el dolor y los lamentos de una madre que ha perdido a su hijo”.

El tempo del útimo movimiento es menos lento que el de los movimientos anteriores.

Formado por tres estrofas en la menor. Como el primer movimiento, se basa en un sencillo motivo.

La melodía principal comienza en la estrofa inicial, y en la segunda y tercera estrofas escuchamos los mismos temas del segundo movimiento.

Cuando la soprano canta las últimas palabras, la tonalidad cambia a la mayor diatónico

[...]

“Ej, ćwierkeycie mu tam,

wy ptosecki boże,

kiedy mamulicka

znaleźć go nie może.

A ty, boże kwiecie,

kwitnijze w około,

niech się synockowi

choć lezy wesoło”

……………………….

[...]

“Oh, cantad para él,

pajarillos cantores de Dios,

porque su madre

no puede hallarlo.

Y vosotros, florecillas de Dios,

floreced a su alrededor,

para que al menos mi hijo

pueda disfrutar soñando”

[Canción folclórica de la región de Opole]

Tras esta estrofa la orquesta vuelve al la menor antes de un postludio final en la mayor.

En palabras del propio Górecki, “finalmente, apareció ese invariable, persistente y obstinado walczyk [en el acorde de la], que sonaba bien al tocarse piano, de forma que todas las notas fuera audibles. Para la soprano, usé una técnica característica de los cantos de las montañas: suspendiendo la melodía en la tercera [do♯] y descendiendo desde la quinta a la tercera mientras el conjunto desciende paso a paso [en sextas]

Más información:

“La sinfonia de las lamentaciones”. Mundoclasico.com

Información y archivos.  El poder de la palabra

La Tercera Sinfonía está dedicada a la esposa de Górecki, Jadwiga Rurańska. Cuando le preguntaron el porqué, él respondió: “¿A quién se supone que se la debía dedicar si no?” [Revista de Música Polaca, Vol. 6, n.º 2. “Remarks on Performing the Third Symphony (en inglés). Invierno de 2003.

 

 

 

Si te ha gustado esta entrada ¡Compártela!

Comments are closed.