Armonía 3º

Armonía 4º

Análisis 5º

Análisis 6º

Fundamentos de Composición

Home » Análisis 6º, Compositores siglo XX y siglo XXI, Fundamentos de Composición

György Ligeti. Lux Aeterna (1966)

Submitted by on 6 abril, 2012 – 16:30No Comment

György Sándor Ligeti (1923- 2006), compositor húngaro de origen judío.

LUX ATERNA, para 16 voces a capella (1966)

Lux Aeterna interpretada por A Cappella Amsterdam,  Daniel Reuss (n. 1961), y Susanne Van Els (n. 1963).

“Luz Eterna”, pieza musical del compositor húngaro György Ligeti, realizada en 1966, se hizo conocida por haber sido utilizada, sin la autorización del compositor, en la banda sonora de la película “Una odisea en el espacio” (2001), de Stanley Kubrick (1928- 1999).

Compuesta de acuerdo con la técnica conocida como masa sonora, que el compositor ya utilizaba desde el inicio de los años 60, Lux Aeterna es una composición para un coro de 16 vozes solistas.

GYÖRGY LIGETI dice que su obra es “…fruto de un trabajo ya no basado en el orden melódico y armónico, sino en la búsqueda de un sonido neutro, situado prácticamente entre sonido y ruido”

Ligeti anuncia la música de timbres, renuncia a la percusión, al sentido tradicional de armonía, de ritmo o de altura, “a toda dialéctica inherente a la forma” y modela la orquesta 89 voces como un escultor.

Una obra dividida en 21 campos (cada uno correspondiente a un “estado o color particular”) elaborados a partir de cluster que se va transformando lentamente en intensidades y timbres, con un movimiento continuo que crea un “estatismo increíblemente animado”, como una gran masa que fuera girando y mostrando sus diferentes fases.

Ligeti acuña el término “micropolifonia” para describir esta técnica de composición. Sobre la micropolifonia, el compositor dijo: “La compleja polifonia de cada parte es incorporada en un flujo armónico-musical en el cual las armonías no cambian inesperadamente, pero se funden unas en las otras; una combinación de intervalos emerge gradualmente y de esa nebulosidad se descubre que una nueva combinación de intervalos toma forma”.

A pesar de la micropolifonia, para el compositor “no son los detalles los que cuentan, sino el efecto de conjunto lo que prima, el cual, aunque nacido de la profusión de detalles, los anula”.

El resultado es semejante a otras composiciones de Ligeti del mismo periodo, como Atmosphères (1961) y Apparitions (1958-59), es una estructura que prescinde del ritmo y de la melodía, y utiliza la armonía con el objetivo de producir variaciones de timbres vocales a lo largo del tiempo.

El Doctor en Historia del Arte, Asesor musical y compositor español Alfredo Aracil (n. 1954. Madrid), opina que “Ligeti fue, poco después de Anton Webern, el compositor que más me impresionó cuando empezaba a descubrir, a principios de los ’70, lo que la nueva música podía alcanzar… y ofrecer”.

Si te ha gustado esta entrada ¡Compártela!

Comments are closed.