Armonía 3º

Armonía 4º

Análisis 5º

Análisis 6º

Fundamentos de Composición

Home » Análisis 6º, Compositores siglo XX y siglo XXI, Fundamentos de Composición

El siglo XXI. Fausto Romitelli

Submitted by on 28 abril, 2012 – 19:54No Comment

Fausto Romitelli (1963 – 2004), compositor italiano.

Romitelli nació en Gorizia en el año 1963, y murió prematuramente en Milán en el año 2004, después de una larga enfermedad de cáncer.

Cuando le preguntaban dónde residía, solía decir que él vivía en el tren. Se consideraba un ambulante entre las ciudades de Milán, París y Gorizia.

Fausto, siempre hablaba mal de las tres ciudades, decía que en París no se encontraba bien, que odiaba el clima de Milán, e incluso lo manifestaba de su propia ciudad natal, aunque la amaba profundamente.

Viajó mucho en su breve vida pero siempre regresaba a Gorizia. Fausto Romitelli estaba muy ligado a su verde tierra a la que  profesaba un gran fervor.

A pesar de que sus padres eran contrarios a que hiciera la carrera de composición, ingresa en el Conservatorio Giuseppe Verdi de Milán, y toma cursos tanto en la Accademia Chigiana de Siena, con Franco Donatoni, como en la Scuola Civica de Milán.

Fuertemente impresionado por la corriente musical de la escuela espectral, en el año 1991 se traslada a París, tomando clases como alumno de Hugues Dufourt  y Gérard Grisey.

Desde el año 1993 a 1995 fue un “compositeur en recherche” en el IRCAM, donde estudia los cursos de composición.

Sus obras han sido interpretadas en festivales tales como el Festival d’Automne (Paris), Steirischen Herbst (Graz), Venice Biennale y el  Darmstädter Ferienkurse.

Su opera “An Index of Metals” (2003) consigue el Premio Franco Abbiati en el año 2004.

Se puede considerar a Fausto Romitelli una persona fuera de su tiempo… nunca conducía el coche, viajaba en tren… Una persona de su pueblo natal que siempre que podía regresaba allí. Por su forma de ser era querido por todo el mundo.

Luisa Vinci, directora de promoción de la Casa Ricordi, nos comenta “La primera cosa que recuerdo de él, es su aspecto físico, andaba de forma torcida, ladeada… A Fausto le gustaba la música clásica pero también le agradaba muchísimo el rock progresivo y la música techno de los grupos que estaban en boga… cuando volvía con sus maletas, escuchaba la música a un volumen tan alto que era un verdadero shock para mí…”

Su amigo y compositor Pierro Borradori, recuerda que “hablaba mucho más rápido que el resto de las personas… de lo rápido que hablaba parecía una metralleta”. 

Fausto era una persona muy culta, extremadamente culta, con un conocimiento casi total de la literatura rusa, francesa y americana. Apasionado del cine de tendencias vanguardistas y muy ligado al mundo de la fantasía, le fascinaba la biografía de Casanova. Al igual que a este célebre veneciano, le encantaba las mujeres y las salidas nocturnas.

Un sentimiento profundo que transmitía Fausto era que evitaba profundizar en los problemas, quitando la importancia de los mismos.  En el transcurso de su larga enfermedad, pese a encontrarse muy débil, cuando le llamaban los amigos, Fausto les sugería siempre salir  a algún sitio.

Con las ideas muy claras, era un compositor muy escrupuloso que se exigía mucho a sí mismo, de tal manera que cuando opinaba sobre sus obras, nunca estaba satisfecho, y hablaba mal de las mismas.

Sus primeras inspiraciones fueron György LigetiGiacinto Scelsi, Pierre Boulez y Gérard Grisey.

Más que un compositor formalista, Romitelli rompe las barreras entre el arte de la música clásica y la música popular. Su música recoge influencias de sonidos diferentes, distorsión, saturaciónrock psicodélico y alternativo,  música espectral. Un universo musical que parte de ”oscuras” armonías.

Destaca un aspecto fascinante y original del compositor, su separación del mundo escolástico utilizando una instrumentación diferente a la tradicional, empleando una forma diferente de orquestar.

Fausto Romitelli intenta transmitir con la música….la teoría de la percepción, la psicoacústica, la música espectral, el poder comunicativo del sonido. Su música hay que entenderla tanto a nivel estético como a nivel poético.

En vida del compositor nunca se le otorgó el reconocimiento que debiera. Aunque él pensaba que tarde o temprano se le daría esa satisfacción, no pudo disfrutarlo por su temprana muerte.

“Il compositore come virus”

Io mi sento talora come un virus

troppo isolato per attaccare un corpo così forte e bennutrito.

cosicchè il virus se ne sta quieto

e sognante

nel corpo che vorrebbe distruggere, aspettando tempi migliori.

[Texto de Fausto Romitelli]

“El compositor como un virus”

Yo me siento a veces como un virus,

demasiado aislado para atacar un cuerpo fuerte y bien nutrido.

Así que el virus está quieto y adormecido

en el cuerpo que querría destruir,

esperando tiempos mejores.

[Texto de Fausto Romitelli. Traducción: V. Yolanda Sarmiento V]

Homenaje al compositor Fausto Romitelli (1963- 2004). Conjunto instrumental ‘Sentieri Selvaggi‘ y ‘Nuove sincronie’.

OBRAS

Las obras de la década de 1980 manifiestan tanto en el sonido como en las propias palabras del compositor, su interés como “material to be forged”“Ganimede” para viola solo (1986) y “Kû” para 14 músicos (1989).

Otras composiciones de este periodo:

  • “Dia Nykta” para flauta solo (1982)
  • “Solare” para guitarra solo (1983)
  • “Furit aestus” para soprano y quinteto instrumental (1985)
  • “Have your trip” para arpa, guitarra y mandolina (1988-89)

En la década de 1990, los experimentos de Romitelli en la sintetización del sonido y el análisis espectral se refleja en las composiciones de este periodo: “La sabbia del Tempo” para seis ejecutantes (1991) y

NATURA MORTA CON FIAME, para cuarteto de cuerda e instrumentos electrónicos (1991)

Breve extracto de audio (2000), con la presentación (en francés) de los conferenciantes Eric de Visscher y Fausto Romitelli.

MEDITERRANEO- I. LES IDOLES DU SOLEIL,  para conjunto instrumental (1992)

A pesar de que la obra es escrita para instrumentos acústicos, se perciben sonidos que parecen provenir de algún instrumento electrónico. En la época en que nace la música electrónica, años 60- 70, los compositores probaban a escribir música para que los instrumentos acústicos sonaran como los electrónico o viceversa.

MEDITERRANEO- II. L’AZUR DES DÉSERTSpara voz y catorce instrumentos (1992-93)

El texto cantado naturalmente tiene significado, más la cantante lo utiliza casi como con un sintetizador. La pieza presenta técnicamente un gran desafio en la búsqueda de un justo equilibrio entre la voz y el resto del conjunto instrumental.

Asko Ensemble

Conservatorio G. Verdi di Milano

SEASCAPE, para flauta contrabajo (1994)

(Minuto 6:44 y siguientes). La flauta contrabajo amplificado- Paetzold , fabricada en forma de caja cuadrada, es un instrumento expresamente construido para esta obra. Su caracteristica más peculiar es que posee una dinámica fija. Un instrumento más generador de ruidos que de sonidos.

PROFESSOR BAD TRIP: LESSON I, para 8 ejecutantes e instrumentos electrónicos (1998)

El ciclo “The Professor Bad Trip” (I, II and III, 1998—2000), mezcla coloraciones distorsionadas de instrumentos acusticos y electrónicos.

La utilización de instrumentos como el mirliton y la armónica, fueron inspirados por los escritos de Henri Michaux (1899- 1984), bajo la influencia de los relatos de sus experiencias con las drogas, recreando una atmosfera alucinatoria.

Coreografía: Maud Le Pladec

Intérpretes: Julien Gallée Ferré, Félix Mathias Ott, Tom Pauwels

Iluminación:  Sylvie Mélis

Vestuario:  Alexandra Bertaut

Regidor general: Fabrice Le Fur

Regidor de Iluminación: Nicolas Marc

Espectaculado filmado por Romain Tanguy, Karim Perrin, Julie Pareau

Realización, montaje: Julie Pareau

El proyecto “Professor” establece el descubrimiento de una nueva música: la del compositor italiano Franco Romitelli, en donde la obra explora las mezclas entre composición “seria”, rock enérgico y música electrónica ácida, música psicodélica.

El triptico “Professor Bad Trip”, dividido en tres lecciones, convoca un espectro de emociones que invitan a la recreación de imagénes y realidades paralelas.

El profesor Maud Le Pladec (1976) propone un trayecto coreográfico al interior del mundo sonoro: la encarnación para intensificar la escucha y abrirnos a territorios imaginarios.

Dentro del laberinto de esta inestable estructura, dos bailarines y un músico dialogan con el sonido, manipulando y cambiando sus papeles, hasta lograr despistarnos. ¿Ellos son los directores de orquesta, los intérpretes, los instrumentos?. ¿Son marionetas de esta marea tumultuosa o su emanación mefistofélica?

Sus gestos, precisos como escapelos, acompañan cada tempo, deslizándose y vibrando sobre las cuerdas disonantes. Entre ritmos e imágenes, llegan a estados alucinógenos: apariciones, desapariciones, desdoblamientos, metamorfosis, cabalgadas en los meandros del ” espacio interior “.

“Le projet Professor s’ancre dans la découverte d’une musique: celle de Fausto Romitelli, compositeur italien dont l’œuvre explore les croisements entre composition savante, énergie rock et montées d’acide électroniques.

Le triptyque Professor Bad Trip – divisé en trois leçons – convoquent un spectre d’émotions et de mouvements intérieurs qui saisissent le corps, invitant naturellement à la dérive, aux parcours accidentés, à la fabrique d’images et de réalités parallèles.

Avec l’idée de “traduire physiquement TOUT ce que l’on entend”, Maud Le Pladec propose un trajet chorégraphique à l’intérieur de l’édifice sonore: l’incarner pour en intensifier l’écoute, lui ouvrir d’autres territoires imaginaires.

Tels des guides dans le labyrinthe de cette architecture instable, deux danseurs et un musicien dialoguent avec les fictions du son, les manipulent, échangent leurs rôles jusqu’à brouiller les pistes. Sont-ils chefs d’orchestre, interprètes, instruments de ce qu’on entend? Sont-ils les pantins de cette marée tumultueuse ou leur émanation méphistophélique?.

Leurs gestes, précis comme des scapels, suivent chaque tempo, glissent sur les cordes discordantes, vibrent avec les distorsions. Se faufilant entre rythmes et images, ils s’approchent d’états hallucinatoires: apparitions, disparitions, dédoublements, métamorphoses, cavalcades dans les méandres de “l’espace du dedans”.

[Texto escrito por Gilles Amalvi, para los Reencuentros coreográficos internacionales de Seine-Saint-Denis 2010].

PROFESSOR BAD TRIP: LESSON II, para conjunto instrumental (1988- 99)

Ejecutado por Ensemble Offspring

Director: Roland Peelman

18 Junio de 2011. CarriageWorks Sydney

Artista Video: Sean Bacon

Otras composiciones de este periodo:

  • “Nell’alto dei giorni immobili” para 6 ejecutantes (1990)
  • “La Lune et les eaux”  para 2 guitarras (1991)
  • “Your time is over” para cello y conjunto instrumental (1993)
  • “Golfi d’ombra” para percusión solo (1993)
  •  ”Acid Dreams and Spanish Queens” para conjunto instrumental amplificado (1994)
  • “Domeniche alla periferia dell’Imperio. Prima Domenica”  para cuatro instrumentos (1995-1996)
  •  ”EnTrance” para soprano, conjunto instrumental e instrumentos electrónicos (1995)
  • “Cupio Dissolvi” para 14 ejecutantes (1996)
  • “The Nameless City” para instrumentos de cuerda y campanas ad libitum (1997)
  • Lost” para voz y 15 instrumentos (1997)
  • Music for Lászlo Moholy-Nagy‘s film “Ein Lichtspiel, schwarz-weiss-grau ” para grabadora, contrabajo, guitarra, percusión y piano (1997)
  • “The Poppy in the Cloud ” para coro y conjunto instrumental (1999)

Las obras de la década del 2000

PROFESSOR BAD TRIP: LESSON III, para conjunto instrumental (2000)

Ejecutado por Ensemble Offspring

Director: Roland Peelman

18 Junio de 2011. CarriageWorks Sydney

Artista Video: Sean Bacon

DOMENICHE ALLA PERIFERIA DELL’IMPERIO. SECONDA DOMENICA: HOMENAGE À GÉRARD GRISEY, para cuatro instrumentos (2000)

El título de la obra, más bien podría ser el título de una película, o de un  romance o cuadro. Es una composición evocativa y envuelta en misterio.

Inmediatamente atrae nuestra atención porque intentamos comprender cómo sería hoy en día, la periferia del imperio. Nos preguntamos qué es lo que ocurriría un domingo en la periferia del imperio.

Una de las características principales en el trabajo de Fausto Romitelli, al igual que en todos los grandes compositores, es su imaginación.

Independientemente del lenguaje que utilice el compositor (tonal, atonal…), lo que verdaderamente interesa es la calidad de la escritura y su  imaginación.

(Minuto 7 y siguientes). Esta obra es completamente diferente a la primera, “Domeniche alla periferia dell’Imperio. Prima Domenica” (1995-1996). En la primera se hace uso de la electrónica, mientras que en la segunda, destaca la utilización solamente de cuatro instrumentos acústicos. Instrumentos que son capaces de producir la misma sonoridad distorsionada que se obtiene cuando se utiliza la electrónica o la guitarra eléctrica.

La dificultad principal de la obra reside en hay que ser muy precisos en la ejeución del instrumento. Exige la utilización de una técnica poco ortodoxa para producir la distorsión del sonido.

DEAD CITY RADIO AUDIODROME, para orquesta (2003)

Duración: 13 minutos

Estreno absoluto. Orchestra Sinfonica Nazionale della Rai

Director de orquesta: Rafael Frühbeck de Burgos

Torino, Auditorium del Lingotto, 15 Abril de 2004

GREEN, YELLOW AND BLUE, para conjunto instrumental (2003)

Musica: Fausto Romitelli. Interpretación: Ictus Ensemble. Coordinación artística y dirección de film: Thierry De Mey. Coreografía: Anne Teresa De Keersmaeker.

AN INDEX OF METALS, video opera para soprano, conjunto instrumental, múltiples proyecciones e instrumentos electrónicos (2003)

Un video-opera con video de Paolo PachiniLeonardo Romoli y texto de Kenka Lekovich, es la última obra de Fausto Romitelli, sintesis y suma de su lenguaje musical, con la que obtiene el Premio Franco Abbiati en el año 2004.

Ejecutado por Ictus Ensemble.

Comentario de la obra por Conde Fosco en el blog MUSICOCLASICO

“A pesar de su breve existencia, Fausto Romitelli (1963-2004) se ha convertido con plena legitimidad en un autor de culto. Depositario de un lenguaje absolutamente único en el panorama de la creación musical más reciente, supo conjugar su inicial formación espectralista con los ecos electrificados de las músicas de masas (rock, heavy metal…) logrando unos resultados de fascinante y perturbadora comunicatividad.

“An index of metals”, es una ópera creada por el compositor italiano Fausto Romitelli (1963-2004) poco antes de su prematura muerte. Esta ópera surge «de una necesidad de unión de muchas vías», entre las que se puede descubrir a Pink Floyd y a Franco Donatoni, maestro de Romitelli.

“An index of metals” habla de «la materia incandescente, a la vez sonora y luminosa, de un magma de sonidos» y lo hace de una forma «abstracta y violenta», mezclando «la música espectral con la distorsión del rock y el techno, pues Romitelli miraba hacia adelante y hacia atrás al mismo tiempo», según explicó Pachini. Todo ello, articulado en torno a un texto -aquí no hay libreto- de la escritora italo croata Kenka Lekovich. Un texto que cuenta «a través de fragmentos la historia de una heroína que se hunde en la materia hasta llegar a una crucifixión o desintegración metálica», en palabras de Pachini, colaborador de Romitelli.

Como fascinante viaje lisérgico podría definirse ésta que sería la última obra de Fausto Romitelli, la vídeo-ópera “An Index of Metals” compuesta pocos meses antes de su desaparición, en 2003, a los 41 años.

Antes que nada señalar que se trata de un trabajo de difícil categorización aunque apasionante para los amantes de las experiencias sonoras más inesperadas, aquellas que no dejan de plantear constantemente preguntas en lugar de seguir caminos mil veces transitados.

¿Qué es lo que tiene de entrada diferente “A Index of Metals”? Quizá la búsqueda de un nuevo lenguaje musical de rigor incuestionable que debe tanto a las gramáticas contemporáneas de las últimas décadas (Romitelli se formaría, entre otros, con Franco Donatoni) como a ciertos engranajes sonoros provinientes en su mayor parte del rock o -no pongan esa cara, por favor- del techno; en este sentido resultan sintomáticos esos intermezzi, ”apropiaciones” de las crepitantes estructuras de los finlandeses Pan Sonic, auténticas bestias pardas de la electrónica moderna, o el que la obra comience con el “Shine on you, crazy diamond”, de Pink Floyd.

Pero hay más. Está también el uso de los intrumentos eléctricos -psicodélicos acordes de guitarra, algún feed-back- o el modo de vocalizar de la cantante, que nos sitúa en similar longitud de onda a la de oscuros grupos progresivos británicos de los setenta.

Sonoridades eléctricas y electrónicas, pues, pero también otras producidas por instrumentos acústicos, como las de ese magnífico piano cuyas sinuosas figuras están en la base de diversas secciones (en “Drowningirl III”, por ejemplo), todas ellas suministradas por un conjunto Ictus de, no podría ser de otro modo, fuerte personalidad interpretativa.

Mezcla de timbres, amalgama de lenguajes, narcótica y mórbida sensualidad, sustancias en constante metamorfosis, temas que parecen desplegarse en formato pop: son algunos de los aspectos que pueden servir para describir el estilo de Romitelli en “A Index of Metals”, dividida en cinco partes correspondientes a otros tantos procesos de transformación de los metales y, al mismo tiempo, de las enrarecidas sensaciones de un misterioso personaje femenino.

De especial interés vienen a ser esas texturas líquidas, mercuriales, conseguidas mediante glissandi y escalas lánguidamente descendentes, que nos introducen en el universo de la materia delicuescente y de la alucinación (“Hallucinations”, precisamente, se titulan dos de las secciones).

Por otra parte estamos ante una extraña vídeo-ópera cuyas imágenes, elaboradas por Paolo Pachini y Leonardo Romoli, establecen una enigmática relación con lo musical, remitiendo a la mayor abstracción a partir de hermosas iridiscencias lúmínicas, solarizaciones, juegos cromáticos, ampliaciones de microdetalles objetuales hasta cobrar intenso valor plástico, confundiendo incesantemente nuestra percepción (el trabajo se presenta a la vez en CD -sólo música- y en DVD -música e imágenes-).

En fin, que se trata de un artefacto sonoro y visual de singular rareza pero emisor de secretos influjos, el cual nos hace sin duda lamentar la temprana muerte de Fausto Romitelli”. 

Otras composiciones de este periodo:

  • “Blood on the Floor, Painting 1986″ para conjunto instrumental (2000)
  • “Flowing down too slow” para orquesta de cuerda, percusión y campanas (2001)
  • “Amok Koma” para conjunto instrumental e instrumentos electrónicos (2001)
  • “Chorus” para percusionistas (2001)
  • “Trash TV Trance” para guitarra eléctrica (2002)

“¡Cómo describe los sentimientos! Estoy segura de que muchos nos vemos reflejados en sus sonidos”. 

[V. Yolanda Sarmiento V.]

Si te ha gustado esta entrada ¡Compártela!

Comments are closed.